Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

El padrino.

Imagen
Muy coqueto, delgado. Su piel parece haber escapado al paso de los años que reflejan el blanco de su cabello. Sus ojos son pequeños, concentrados, inteligentes y muy expresivos, en ellos puede verse la nostalgia y la alegría, la severidad y la picardía. Un fino bigote se dibuja sobre su boca, de esos que sólo saben llevar las personas muy elegantes, los que solían llevar los galanes de la edad de oro de Hollywood.
Hombre de edad avanzada, de una vida llena de aventuras, divertimentos, responsabilidades, todo en altos niveles. Tremendamente sensible, no entiende de medias tintas a la hora expresar sus sentimientos, las penas le ahogan y las alegrías le dan la vida. Dinámico, aun sigue al frente de su empresa, a la que ha dedicado su vida, una empresa mítica en su sector, cuyo prestigio ha traspasado fronteras.
Posiblemente es el mejor embajador de su tierra, con seguridad, el mejor anfitrión. Se preocupa en pensar el tipo de comida que gustará más a sus invitados, para así decidir dónde …

La niña que pedía agua y no le daban neró.

Imagen
Lucía tiene dieciocho meses, es hija única y tiene unos padres que la adoran. Es una niña muy feliz, tiene un extenso abanico de distintas sonrisas que regala a los que responden a sus saludos por la calle: una sonrisa con la boca totalmente abierta, máxima expresión de la felicidad, con la que recibe al afortunado o afortunada que vaya a su rescate a la cuna cada mañana; tiene otra sonrisa que es aplastada o arrugada, de niña picaruela, que emplea cuando para pedir disculpas cuando la has pillado haciendo algo que sabe que no debe hacer; tiene otra sonrisa algo particular, que emplea para pedir permiso, y que usa siempre mientras hace el gesto con la cabeza diciendo que sí; la mejor de todas sus sonrisas, con la que consigue que se derrita cualquiera que tenga a su alrededor, es una sonrisa apacible, tierna, totalmente encantadora, y es la que le sale del alma cuando tiene algo de sueño y se te recuesta sobre el hombro.
Su pelo es castaño claro, mira curiosa con sus grandes ojos de co…

Visita al barbero.

Imagen
- ¿Diga?
- Buenos días, soy José Luis López, llamo para pedir cita.
- Tengo a dos, vente en algo más de media hora.
- Está bien, allí estaré.
Cuando llegué aun le quedaba algo de tiempo con el anterior cliente.
- Buenas tardes. – Saludé.
- Buenas tardes. - Respondieron ambos.
Me senté en una de las cuatro sillas viejas que tiene. Cogí el periódico, hablaba de los cambios del Gobierno. Era de hacía un par de días. Cogí otro, el de hoy. Hablaba del desarrollo de la Passio Granatensis, de alguna irregularidad que había tenido lugar en el transcurso de la misma. Me gustan ese tipo de actos, me gustan las tradiciones. La Passio Granatensis, es una enorme procesión que se celebra una vez cada cien años. Tiene lugar en el sábado santo, a ella concurren todos los pasos que salen durante la Semana Santa de Granada.
Sigo leyendo, hablan de la suspensión del gran premio de Quatar, primera prueba puntuable del mundial de motociclismo. Leyendo esa noticia no puedo evitar una leve sonrisa. Sin duda es otra…

Crisis.

Imagen
Estoy seguro de que ya ni el más necio entre los optimistas, tomemos por ejemplo al señor Rodríguez Zapatero, duda de que estamos atravesando una de las más graves crisis de la historia.
El paro está subiendo hasta cuotas sólo antes alcanzadas en época de los gobiernos de González. La liquidez de las cajas de ahorros y bancos está en tela de juicio. Acaba de ser intervenida la Caja de Castilla la Mancha, justo antes de colarle un gol por toda la escuadra a Unicaja. No hay quien pueda meterse en la compra de una vivienda, los bancos no dan ni la hora, hasta los bolígrafos los tienen bien atados con cadenas, que si eres zurdo, como es mi caso, te las ves y te las deseas para poder hacer una firma medio en condiciones.
La palabra crisis viene del griego, y significa cambio brusco. Pues bien, estamos en una época de cambios.
Para empezar, en el país de la coca cola y de las hamburguesas, acaban de elegir como presidente al señor Obama, un negro, mezclado, pero negro, no hay más que verlo cam…

Una noche más.

Imagen
Las luces se encendieron en la discoteca, la música se cayó. Empezaba el desfile de camareros de un lado a otro, recogiendo, barriendo, haciendo la caja. Luis era un viejo conocido, uno más dentro de esa fauna nocturna que deambulaba por el local. Aun le quedaba algo más de media copa de ron que estaba dispuesto a apurar.
Por la cintura, tenía cogida a una preciosidad que había conocido esa misma noche.- ¿Quién se la había presentado?, ¿Cómo se llama? – se preguntaba, daba lo mismo, sería la enésima “nena” de su vida.
Apartó su cabello, quería volver a besar sus labios. ¿Quién diablos dijo que la luz es buena? se había perdido toda la magia. La oscuridad, la música, el alcohol, habían sido el mejor de los maquillajes. La nena dejó de ser una princesa, había llegado el día y con él, el regreso a la realidad. Daba igual, la besaría de nuevo, cerró los ojos, la imaginó tal y como la había visto hasta ese momento y así, mientras acariciaba todo su cuerpo, estuvo besándola apasionadamente du…