Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

La vida se abre paso en todas las direcciones

Imagen
(Fotografía de Diego Eidelman)

El niño, enfadado, buscó  a su abuelo y lo encontró en el parque, sentado en un banco de madera desgastada y lleno de mensajes hechos a navaja, que hacían referencia al amor que sintió M. por Azucena en el 94; al que sintió por Belén en el 96; y el que parecía definitivo, en el que ya escribió su nombre completo, Manolo, un gran corazón atravesado por una flecha y el nombre de Carmen. Desconozco si los tachones con los que intentaron borrar la historia sentimental de Manolo y la del propio banco,  los habría hecho Carmen o un amor posterior.
El abuelo, que hacía un rato había dejado el periódico a su lado tras haberlo leído, se preocupó al ver la expresión de su nieto, pues sabía el carácter tan complicado que tenía, ya que era el suyo mismo: lleno de inseguridades que hacían que reaccionara, incluso con violencia, ante la menor broma; con una timidez extrema que lo bloqueaba hasta hacerlo llorar por impotencia; pero con un gran corazón y una nobleza fuer…

Cuestión de apreciación

Imagen
"El más tosco de los muros sirve para dar sustento a la vida más delicada"

Las frases que se escriben antes del desayuno rara vez son de alegría

Imagen
"Saetas de indiferencia hirieron de muerte grandes historias de amor"


(Fotografía de Nana Solana Contreras)
La indiferencia es el no hacer y no decir nada; es la no reacción ni a favor ni en contra; es decir a gritos que esa persona es invisible a tus ojos; es, en definitiva, el más duro castigo que puede recibir quien ama por parte del ser amado.

Arrugas forjadas por sonrisas

Imagen
¡Feliz fin de semana amigos!
Pre-ocuparse: ocuparse de un tema con antelación para evitar que suceda o para paliar sus posibles consecuencias.

(Fotografía de Inma Gutiérrez López)
No nos preocupemos con temas que no podemos remediar y que además no es seguro que lleguen a suceder; no perdamos energías y centrémonos en el presente: solucionemos los temas uno a uno y no anticipemos tristezas inciertas.

Permitir que la vida fluya a su ritmo natural, nos ayudará a tener una sonrisa plácida cuando lleguemos a ser ancianos.

Calle Desesperanza número 13

Imagen
(Fotografía de Inma Gutiérrez López)
En calle Desesperanza número 13, los niños juegan con canicas negras en un suelo lleno de chinos que se clavan en las rodillas; un señor con zapatos de marca, muy desgastados, busca comida en un contenedor de basura; la señora mayor del tercero izquierda, que no pudo ir a la escuela, es engañada por Paqui, la frutera, cuando le da la vuelta por las cuatro manzanas picadas que le ha vendido; un sauce llorón crece flaco y torcido; hay un banco sin sombra ocupado por un yonqui, que tiembla porque  esa noche no se ha metido; en el primero derecha dos hermanos discuten por unos calcetines negros, mientras los padres no apartan la vista de la tele, en donde aparecen unos señores que se gritan sin sentido; un escritor los contempla desde su ventana, mientras cruza los dedos al cerrar el sobre que guarda su novela y parte de su destino.
Inma y Juan, que paseaban sin rumbo fijo, se han parado frente a un mendigo para plasmar esa realidad, y perpetuar el refl…

Recuerdos de otoño

Imagen
Comenzamos a notar algo más de frío; la manga corta empieza a quedarse escasa para mantener el cuerpo a una temperatura confortable; el viento ha sembrado las aceras de hojas secas y cuando sopla con algo más de fuerza, hace que entornemos los ojos para que no nos entren las partículas que lleva consigo: ha llegado el otoño.


Es tiempo de airear bien las casas y hacer que desaparezca de ellas el calor que se acumuló durante los meses de estío; es tiempo de sacudir la ropa y de sacar los bolsillos para poder comenzar de nuevo nuestras vidas, libres de toda carga del pasado que las mantenga ancladas a las malas experiencias que pudieran haber quedado del curso anterior.
Se acercan los recuerdos de chapoteos infantiles en charcos llenos de barro; nos llegan sugestivos olores a libros y cuadernos nuevos  y clases en las que el mayor interés se centraba en contemplar la lluvia a través de los cristales y pensar si nuestra madre nos dejaría salir a la calle a jugar a la pelota con los amigos …

Sé el director y el guionista de la película de tu vida

Imagen
¡Muy buenos días amigos!
Desterremos de nuestras vidas los ecos negativos del pasado; expulsemos los pensamientos improductivos; no nos anclemos en oportunidades que pensamos que pudimos perder y que habrían mejorado nuestras vidas.
Nuestras vidas son futuros inciertos que varían en el presente. Por un lado existen los factores externos, aquellos que no podemos dominar, en los que no vale la pena perder energías ni tiempo y que podemos superar con la gran capacidad de adaptación que tiene el ser humano; por otro lado está nuestra voluntad, que unida a la inteligencia que nos fue otorgada y a la solidaridad, hace que podamos encauzar nuestras vidas en la dirección que nos propongamos y que además lo hagamos en un entorno más amable y lleno de felicidad.


No seáis actores pasivos de vuestras vidas, escribid el guión de la película que dicen que se ve cuando la muerte nos alcanza.
La vida es apasionante y divertida, esforzaos para que sea una gran película de aventuras; para que contenga las…

Mañana, cuando me levante

Imagen
El que ya tenía por un pétreo corazón, se ha hecho plastilina en sus manos; lo ha manipulado hasta ponerlo muy blando y ahora se ha marchado y me ha dejado solo.
Mañana, cuando me levante, no escucharé mi nombre dicho con inmensa ternura por su voz; no la veré caminar por el pasillo con los brazos levantados; no veré esa carita llena de dulzura y alegría, con la ilusión virgen, deseando que juegue un rato con ella y que la saque a la calle.


Mañana, cuando me levante, me sentiré muy solo. Recordaré sus abrazos y el modo en que me daba la mano para caminar a mi lado; recordaré lo especial que me hacía sentir; y desearé volver a imaginarme como James P. Sullivan, acompañado de la pequeña humana: así es como me he sentido con ella. En un mundo lleno de monstruos, ha venido a visitarme esa pequeña niña con su voz dulce de lengua de trapo, que suplía con creces esa falta con una expresividad en los ojos y en los gestos fuera de lo común.
Si su ausencia es dura, saber que dentro de meses, cuan…

Las croquetas, el cupón y el montón de estiércol

Imagen
Anoche vi una foto de una amiga en la que ella aparecía sentada en la mesa de un bar junto a un plato que contenía cuatro grandes croquetas. No eran croquetas de las congeladas, esas pequeñas que salvo por el sabor a aceite frito no aportan más que calorías; se veía que eran de las caseras de verdad, croquetones que trajeron hasta mi paladar sabores a jamón, a pollo, a espinacas con roquefort, a gambas al pil-pil…y es que la imaginación se desbordó a altas horas de la madrugada.  Las soñé cremosas y suaves por dentro y crujientes por fuera, incluso sentí romperse la capa de fuera con mi primer bocado y el sabor intenso que danzaba en el interior de mi boca; las soñé libres de aceite. Con la primera me quemé por no saber esperar a que se enfriaran un poco antes de la degustación, pero un buen trago de rioja apagó el fuego junto a un trozo de pan de hogaza, de aquellos antiguos, de los que aguantaban una semana sin llegar a ponerse duros ni a adquirir moho por la humedad. En mi sueño, tr…

Rompe con el miedo

Imagen
Fotografía de Nana Solana Contreras

"Que el miedo no os paralice, no le permitáis que os domine y limite. Construid vuestros sueños con la inocencia del niño que hace castillos en la arena"