Máscara botulínica


Atrás quedaron las noches en vela en la que culpaba a la luna de un insomnio fruto de tus desprecios; los esfuerzos por estar a la altura de la imagen que creí ver en ti; y las conversaciones en las que la única verdad eran tus complejos de niña gorda con máscara botulínica: pefecta imagen de su doble vida en la que te ahoga la mentira.
Te perdoné y me fallaste. Tonto de mí por querer creer en que mantendrías tu palabra. Optaste por la jaula del sometimiento y la vergüenza de un amante feo al que te unen la chulería y el gusto por la mentira.
Espero equivocarme y que no hayas destrozado por completo tu vida.
Quise creer en la niña que necesitaba un abrazo sin darme cuenta de que no sabes abrazar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Fantasmas del Darro

Recuerdos de un millón de vidas que viví contigo