El buen escritor busca buenos puntos de anclaje



El buen escritor amarra sus historias a puntos de anclaje fijos, que son los que darán sujeción a todo el entramado.


escritor, José Luis López Recio, consejos de escritor, escribir, pantano del cubillas, Granada, Pinos Puente
Amanece en el Pantano del Cubillas (Granada)


En la primera fase de la creación de un relato, obra de teatro, guión cinematográfico o novela, el escritor ha de comenzar por idear una historia. Dicha historia, incluso en los casos en los que se trata de literatura fantástica, ha de tener solidez; ha de parecer real y factible; ha de someterse a las reglas de la lógica: pues incluso en los más extraños universos, ha de existir un orden (Cosmos), enfrentado al Caos.

Para tener esa apariencia de realidad, hemos de valernos de anclajes sólidos e inamovibles y los hay de diferentes tipos:

  • ·         Uno o varios personajes que sirven al personaje principal como punto de referencia.

  • ·        Lugares que hagan de ancla, que sirvan de punto inamovible que aferra al personaje, incluso en las situaciones más disparatadas, a la realidad. (En el caso de "Julia y los ordeñadores de hormigas", me serví de lugares que me son muy conocidos, lugares cuya existencia puede ser constatada por cualquier persona: Pinos Puente, Granada, Chinchón...).

  • ·  Un acontecimiento histórico: la historia puede tener como punto de referencia un acontecimiento histórico, como puede ser un magnicidio, la conquista de una ciudad, una batalla o en el caso de uno de los libros para los que me documento, uno de los viajes de Colón a América. Dichos hitos de la historia darán a nuestra historia un punto de referencia que la anclará a la realidad a vista del lector. 
¿Se os ocurren más tipos de puntos de anclaje?





Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación