Enamorarse es bajar sin frenos por una calle serpenteante



Enamorarse es bajar sin frenos por una calle serpenteante en plena madrugada: no ves el final ni te importa, solo deseas alcanzar al ser amado. En ocasiones, muchas, caerás al suelo, pero es tal la emoción que se vive en el descenso que en cuanto comienzas a sentir que las heridas cicatrizan, y pese a haberte prometido no repetirlo, vuelves a lanzarte a tumba abierta.



Cuesta Gomérez, Granada, amor
Cuesta Gomérez






Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación