Sobre el Amor





El enamorado camina por un cable tendido entre dos barcos que no siempre son mecidos al mismo ritmo por las olas y cuyos extremos no están amarrados con la misma fuerza. Pese a todo, sería un necio quien no deseara dar un paseo por ese cable; es la razón por la que se celebra.

Sobre el Amor

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación