Hay puertas destinadas a ser pared


Hay puertas destinadas a ser pared, puertas, puerta cerrada, Ábrete Sésamo, empatía, reflexiones, José Luis López Recio, joselop44,



Hay puertas que nunca llegamos a ver abiertas. Las recordamos cerradas desde la primera ocasión en que pasamos junto a ellas, que además suele coincidir que lo hicimos por casualidad; un desvío en busca de algún otro sitio y te la encuentras. La miras sin prestar atención, pero de pronto se convierte en sitio de paso habitual y cada día la miras y la ves cerrada. Pasado un tiempo, pierdes la timidez y te acercas a ella y la empujas sin resultado alguno; repites la acción cada cierto tiempo y siempre te encuentras con el mismo resultado. Y es inevitable preguntar:

¿Hay puertas destinadas a ser pared?


La respuesta es afirmativa, pero tardas en comprenderlo y hasta que no lo haces vuelves a empujarla una y otra vez; la golpeas de modos diferentes esperando que se abra; gritas aquello de "Ábrete, Sésamo"; pero nunca encontrarás la respuesta que esperas. Pues hay puertas que nacieron para ser pared y las paredes son sordas y no entienden de empatía.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación