Sobre el perdón



El perdón es una cuestión complicada y todos hemos sufrido situaciones en las que hemos deseado ser perdonados y en las que nos ha costado perdonar a quien nos hizo daño. Cierto que hay agravios más graves que otros, pero: ¿merece la pena perdonar?

Perdona quien se siente fuerte y libre de complejos; quien aprendió que la vida es corta y no merece la pena limitarla con viejos rencores.


Sobre el perdón, Granada, Alhambra, Albaicín, José Luis López Recio, reflexiones



El agravio es una piedra que lanzas a un estanque en calma y lo natural es que pasado un tiempo no quede rastro del mismo en la superficie; ese es el momento de perdonar; de no hacerlo se enquistará la relación y llegará un momento en que ninguna de las partes recordarán el agravio; lo único que permanece es el sentimiento de enfado. Y la piedra que quedó en el fondo, hay que dejarla allí, donde no entorpezca nuestra vida.

¡Vive con alegría! Busca la luz en tu día a día y no pongas barreras a tu felicidad. Al perdonar eliminas barreras que te impiden ser libre; derríbalas y deja que llegue hasta ti toda la luz.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación