Hojas que se lleva el Otoño



Lo conocí en primavera, en aquella época me contagiaba sus ganas de vivir y hacerse fuerte; el tórrido verano logró que sus hojas se agostaran pero se mantuvo firme; en otoño, mientras daba un paseo, escuché crujir algo bajo mis pies, sus hojas habían caído y estaban esparcidas por el suelo. Levanté la cabeza y lo vi desnudo y a la intemperie: si había fortalecido su tronco sobreviviría hasta la próxima primavera.


Así es un árbol caduco; así es el amor.

hojas caídas, Otoño, amor, árbol caduco, amor caduco

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación