Un sábado por la mañana




Un sábado por la mañana más o menos a esta hora, mi padre nos sacó de la cama a mi hermano y a mí y nos montó en el coche. Salió de Pinos por la carretera que conduce a Tiena y a Moclín y paró en un sitio donde lo único que había era espacio donde dejar el coche. Cruzamos el río por un viejo puente y subimos por un cerro. Era marzo y la mañana era fresca, la verde hierba se elevaba por encima de mis rodillas. Llegamos a una casa pequeña que parecía abandonada. A unos veinte metros llamó a voces al dueño, un hombre mayor al que recordaba a lomos de su Derby en la que siempre había una azada atravesada. Salió a recibirnos y nos invitó, casi sin palabras a entrar en el interior. Nos dijo que tuviéramos cuidado y que no hiciéramos movimientos bruscos: en un rincón de aquella vieja casa que hay sobre un cerro, vi por primera vez una camada de perros recién nacidos.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación