Sobre la belleza y el carácter de Granada




Piel brillante, resistente y casi inaccesible, muestra coqueta la granada los restos de la flor que un día fue. Y cuando la maduración se haya completado, se presentará encerrada en si misma; y te obligará a hacer un esfuerzo si deseas acceder a la gran belleza que guarda en su interior.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación