F10



La cosas suceden por alguna razón, incluso el más casual e inesperado de los encuentros. Mira en tu interior, haz memoria y sabrás que llevo razón; pues no te quedas bloqueada y sin saber reaccionar ante cualquiera. Nerviosa, tu cuerpo aún temblaba mientras le escribías para pedirle disculpas y para decirle que te pareció guapo. Pero después pensaste y olvidaste las emociones, y para volar hay que sentir, emocionarse y desearlo con todas tus fuerzas: 

¡abre tus alas y vuela!

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación