Murmullos del Albaicín

Cuando paseas por el Albaicín a solas y en calma, se escucha el murmullo de las historias que a lo largo del tiempo contaron sus vecinos, junto a un jazmín en sus cármenes o sentados en sillas en las puertas de sus casas en las noches de verano; historias que se transformaron en leyendas y que algún poeta tomará como suyas en forma de romances. Así sucede en los barrios con sabor a pueblo viejo.


A veces quisiera ser un gorrión, para poder colarme en un carmen o tras los muros de un convento y escuchar el rumor de sus historias.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación