Las caídas están para hacernos más fuertes


Dedico esta entrada a una persona de las que nos pueden servir de referente a todos; a un luchador nato; a alguien justo y bueno que no duda en apoyar de forma activa cualquier iniciativa destinada a ayudar a los más desfavorecidos; a un caminante experto que ha marcado el ritmo de la marcha con el sonido de sus bastones en infinidad de ocasiones; un luchador nato que sabe que las caídas están para hacernos más fuertes cada vez que nos ponemos en pie y reemprendemos la marcha; a alguien que sabe muy bien cómo se hace el camino.
Un fuerte abrazo a mi tío Antonio.


Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación