De regreso a los sueños



Dos noches sin dormir del todo; dos días sin dejar de soñar. Hace tiempo que publiqué la última entrada en Age quod agis, tras la misma fueron muchas las personas que dejaron comentarios, me escribieron mensajes o incluso me llamaron por teléfono para animarme a ESCRIBIR.
En estos últimos meses he estado muy ocupado con un trabajo que me absorbía por completo, no se hacer las cosas de otro modo y siempre lo doy todo cuando emprendo alguna acción, es lo que me ha salvado de pensar que he perdido por completo el tiempo: he aprendido cosas sobre mí y sobre el mundo que me rodea; he conocido a gente de la que con toda seguridad escribiré; me he dado cuenta de la pobredumbre del mundo de los negocios y he confirmado otras muchas que ya sospechaba sobre la cortedad mental y moral que rige las finanzas. Granada, mi querida Granada, se me antoja ahora como un lugar mucho más pequeño, como la madre que empuja a sus polluelos para que salgan del nido y busquen fortuna fuera de su reino.
He mirado a la miseria a la cara y en el intento de enfrentarme a ella he fracasado, pero lo tomo como una batalla, la primera d todas, en la que además no pude elegir las armas con las que nos batiríamos en duelo. Ahora sé que he de continuar mi formación y prepararme para vencer y ya estoy manos a la obra.

Dos noches sin dormir; dos días sin dejar de soñar. Es lo que sucede cuando comienzas a apartar la maraña de basura que intentan interponer en nuestro camino. Veo las cosas con mayor claridad y la CREATIVIDAD vuelve a fluir. Tengo dos buenas ideas en mente; tengo una novela que terminar y otra por escribir. Lo voy a hacer con la determinación de quien sabe que para enfrentarse a la miseria hay que prepararse, pues es una guerra que no cesa y pienso ganarla.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación