Lluvia sobre los tejados



La lluvia cae con fuerza sobre los tejados. A través de la ventana escucho el monótono sonido de las gotas al caer y a unos jóvenes que regresan a su casa; deben venir de algún local cerrado y con la música muy alta, pues desde mi ventana puedo escuchar su conversación: hablan sobre cómo le van a contar a un amigo que han visto a su novia liada con otro; hay cosas que no cambian.




Y yo me entretengo con sus conversaciones pasajeras y con el sonido de las gotas de lluvia que caen sobre el tejado. Lo hago mientras temo, que como sucede en estas noches de húmeda melancolía, al meterme en la cama me duerma con profundidad y asalte mi almohada, el sueño de un sueño incumplido que mutó en pesadilla.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación