Fragmentos y reflexiones



En algunas ocasiones, cuando comienzas un relato nos damos cuenta de que no será destinado a lo que en un principio teníamos planeado. Los relatos cobran vida: es una frase que habréis escuchado decir a multitud de autores y , tal vez, al hacerlo se os haya pasado por la cabeza que son tonterías de escritor. Pero es una realidad: hay historias que te piden un tipo de relato más corto; otras, sin embargo, conforme las desarrollas en la mente o las esquematizas sobre un papel, te dicen a voces que debes guardarlas y destinarlas a otro tipo de formato.

El fragmento que aparece en la fotografía, pertenece a un relato que escribo en este momento. Pensaba subirlo al blog, pero el relato me ha dicho al oído que lo reserve para otros planes que aún desconozco. 

Así guardo muchas historias que esperan a encontrar el formato idóneo y el momento más adecuado para ser publicadas.



Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?