Coros de chicharras




Me alcanza un gran desasosiego cuando no soy capaz de aislar el canto de un jilguero entre el atronador ruido del coro de chicharras.

Soy de las persona que intentan afinar el oído, sin conformarse con seguir el persistente sonido del coro.

Cuando no lo consigo me inquieta pensar que tal vez no vuelva a poder hacerlo.

¡Hay tantas chicharras! 
¡Hay tan pocos jilgueros!

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?