Guardianes de la razón; adalides del libre discernimiento


Hoy deseo quitarme el sombrero ante la gente ecuánime  y de juicio templado; ante aquellos que eligen no tomar partido por un grupo, si no que lo hacen por unas ideas y por una concepción de la vida; ante los que antes de inclinarse por una postura, se informan  y escuchan a unos y otros y analizan la situación con la distancia y la moderación necesaria para no perder el buen juicio.

Habrá quienes, desde el apasionamiento —que es el mayor enemigo del buen juicio— los acuse de tibios y de cobardes, lo cual los convierte en los verdaderos héroes, pues no habrá grupo del que no reciban palos e improperios; cuando en realidad son los guardianes de la razón y los adalides del  libre discernimiento.


Y para terminar, quisiera trasladar lo que he dicho a un plano más práctico con una sencilla pregunta:

En un conflicto ¿quiénes lograrían llegar a una paz dialogada: los apasionados o los templados?


Ahora habrá quien piense que una paz dialogada no es una victoria y se equivocará; lo que es sin lugar a dudas una derrota es una victoria bélica, un sometimiento mediante la fuerza, pues siempre se convierte en el germen de otro conflicto.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?