La materia se transforma, no se destruye

Esta noche quiero quemar la enfermedad, el odio, la desesperanza, el egoísmo, la mezquindad, la falta de amor, la avaricia, la injusticia… Pero, me pregunto, ¿en qué se transformarán cuando ardan?

Me gusta pensar que lo hacen en sonrisas como la de la foto.


¡Os deseo un día muy feliz!


Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación