La cabra montés



Cabra montés en Israel, tomada por Amir Cohen (Reuters)


Una cabra montés tomaba el sol en lo más alto de un risco cuando vio aparecer dos rebaños de ovejas. Curiosa, decidió bajar de su atalaya y se acercó a uno de los rebaños, pues le llamaba la atención que todas fueran siempre juntas. Tras interrogarlas y charlar un rato con ellas, lo primero que le llamó la atención es que todas respondían exactamente lo mismo y, respecto al contenido de sus respuestas, estuvo de acuerdo con ellas en unas cosas y en desacuerdo en otras. Expresó su opinión en voz alta y las ovejas se asustaron y la expulsaron hasta el punto de acusarla de pertenecer al otro rebaño que pastaba en el valle.

La cabra, decepcionada por la actitud del primer rebaño, decidió acercarse al segundo; notó desconfianza en sus miradas y,  sin llegar a dejarla hablar, la repudiaron acusada de pertenecer al otro rebaño.


La cabra decidió subir a su risco a continuar su vida en libertad y se dijo a sí misma: “Y dicen que las cabras estamos locas”.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?