Hidra en el recuerdo





Son los recuerdos de una mañana, como aquella en la que llegué a Hidra, los que avivan el alma y dan fuerza y ánimo para enfrentarnos a la injusticia, a la aparente victoria de la mediocridad, a la enfermedad, a la ansiedad por la falta de un empleo, a la mezquindad de los más poderosos; pero amigos, no son más que recuerdos, hay que vencer la batalla del día a día para ganar la guerra.

Llegó el lunes. 

¡Feliz comienzo de semana!

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación