Gotas de lluvia







Adoro la transparencia y la honestidad que reside en cada gota de lluvia; el olor a tierra mojada; el calor que desprende el suelo cuando la recibe; notarla cuando cae sobre mi cuerpo, pues lo hace sin trampa ni cartón: me enfría y me empapa. Me valgo de ella al apartarla de mi frente y de mis ojos y nadie percibe que no solo son gotas de agua.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?