Fantasmas que regalan ilusiones







¡Buenos días amigos!

El calor ha llegado para instalarse en nuestras vidas y hacernos compañía durante unos meses. En mi caso resulta ser un invitado de lo más molesto. Comienzan las noches en las que se agudiza el insomnio: picor de ojos y sudor en la frente mientras miro de reojo a la cama como si de un potro de tortura se tratara. En esas horas imposibles, volveré a refugiarme en el teclado del ordenador para recibir a los fantasmas del pasado y del futuro y de ese modo reconducir las fantasías que vienen a decirme al oído; es el mejor camino para evitar vanas ilusiones.


¡Feliz comienzo de semana!

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación