Absurda cura de sueño polisemántica







¡Buenos días!

Ya sabéis que tengo un sueño que intento conseguir. Pues bien, eso no es lo mismo que tener la necesidad de tener una cura de sueño; tampoco es igual que soñar con un cura; ni se parece a conocer a un cura que de sueño. Y no tengo nada en contra de que el cura se de una cabezada. El caso es que veo mi cama, observo la profundidad de mis suspiros y que hoy no hace tanto calor y, la tentación de meterme en la cama para soñar que sueño no deja de crecer. Y de camino, tal vez soñar que encuentran una cura al problema de los feligreses que padecen al cura que da sueño; en todo caso, siempre les queda la posibilidad de soñar con el aperitivo de después de la misa o con que el cura en un precioso discurso con su fina oratoria los hace soñar.
Se nota que estoy dormido y necesito descanso, no hago más que desvariar.


¡Muy feliz día a todos!

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación