Sobre los recortes en educación


¡Que sí! Admito como algo necesario e incluso obligado que nos sometamos a los recortes; admito que es de obligado cumplimiento que nos apretemos el cinturón, a quien le quede. Admito que venimos de unos años en los que se ha derrochado el dinero y en los que nos hemos endeudado para que sean nuestros hijos los que terminen pagando nuestra falta de juicio. Que nos habíamos empeñado en tener una universidad y un aeropuerto en cada capital de provincia y es algo inviable. Que los candidatos a cargos públicos nos decían:
- ¡Los ciudadanos de nuestra provincia merecen tener lo mejor! Por esa razón os voy a hacer (nótese que ellos nos lo hacían) el aeropuerto más moderno de Europa.
Y muchos de nosotros, cual borregos emocionados por el desarrollo de nuestra tierra, íbamos a las urnas a apoyar al que más cosas nos había prometido, con la sensación general de que ellos, los políticos, eran seres bondadosos que nos otorgaban graciosamente todas esas ofrendas..
Ahora han llegado las vacas flacas y ya no valen las promesas de grandes infraestructuras, pues nadie se las cree. Nos encontramos con que todo ha cambiado. Ahora los políticos han cambiado su lenguaje y nos dicen:
- ¡Tenemos que ser responsables! La crisis global nos ha colocado en una posición en la que tenemos que arrimar el hombro. (Nótese que la crisis no es culpa de su mala gestión, ni lo son las deudas contraídas gracias a las obras absurdas e inviables que los llevaron a ocupar sus poltronas de grandes mandatarios de la sociedad).
Nos piden y nos obligan a hacer grandes sacrificios económicos; a que volvamos a pasar por el aro, pero en esta ocasión sin un pescadito que ofrecer al delfín que además de saltar ha de hacerlo con gracia y arte.
Comencé diciendo que creo en la necesidad de los recortes y lo mantengo, pero opino que no es en educación ni en I+D donde haya que hacer recorte algo, más bien al contrario. Ya que hemos endeudado a los españoles de al menos una generación posterior a la nuestra, al menos demósles una caña con la que poder pescar; no los obliguemos a mendigar lo que llegue de otros paises. Es la EDUCACIÓN, con mayúsculas, lo que nos conducirá a tener un elevado nivel de CULTURA, lo que hará que generaciones venideras tengan una preparación mejor que la nuestra, que aprendan de nuestros errores.
La educación es lo último en lo que hay que recortar. Empecemos por cosas improductivas, como el despropósito que supone tener tal multiplicidad en administraciones públicas en España. Pero claro, ahí topamos con el único tema en el que los grandes partidos políticos están de acuerdo. A ambos les viene genial tener sitios donde colocar a su gente, llámense personal de confianza o como se ha llamado toda la vida, enchufados.
Desde "Age quod agis" siempre he hablado a favor de la cultura y la educación y me es indiferente quién ostente el poder en ese momento; lo sigo haciendo.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?