Resaca de San Valentín




Saludos en este domingo de resaca del día de los enamorados, seguro que más de uno se ha visto obligado a hacer algún regalo de compromiso, por el qué pensará mi pareja si no lo hago, o habrá ido de comida o de cena romántica. A mí me parece una fiesta estúpida para sacar dinero a parejas poco consolidadas o con problemas en su relación. Apuesto a que quienes más dinero han gastado, son en su mayoría grandes infieles en un intento desesperado de tapar su culpa.
Entrando en temas serios, destaco la resolución del caso de la desaparición de la niña Marta del Castillo. Se han confirmado los peores presagios. Marta ya no volverá a ocupar el pupitre con sus compañeros de clase, tampoco asistirá esta Semana Santa a las procesiones de sus cofradías favoritas. Han segado su vida cuando estaba empezando, y lo ha hecho alguien a quien ella quería, seguramente con un amor adolescente, en el que todo eran sentimientos y no había lugar a la razón. La razón le habría dicho que esa persona a la que ciegamente amaba, no era de fiar. Lo único bueno de esta noticia, es que al menos, termina la incertidumbre para una familia que nunca se recuperará del quebranto sufrido, pero que al menos, ya sabe a qué se enfrentan. Descanse en paz Marta del Castillo.
En materia política, sucedió ayer un grandísimo escándalo. El eurodiputado Luis Herrero, fue expulsado de Venezuela. Don Luis Herrero, acudió a Venezuela como invitado de un partido de la oposición, para realizar labores de observador en un referéndum que allí tiene lugar. Había hecho unas declaraciones en las que ponía en duda alguna decisión del órgano electoral sobre aplazar la hora de cierre de las mesas electorales. En presencia del también eurodiputado Carlos Iturgaiz, Luis Herrero fue secuestrado por la policía venezolana. Lo cogieron en volandas, sin cargo alguno, fue metido en una furgoneta, sin decirle a donde lo conducían, y lo metieron en un avión con destino a Brasil. Esta acción no deja de ser uno más de los atropellos que hace Hugo Chaves contra la libertad. En el presidente de Venezuela, no es de extrañar tal comportamiento. Lo que sí es de extrañar, o al menos, debiera serlo, es la actitud tomada por parte del Gobierno de España, quién responsabiliza a don Luis Herrero de su expulsión. Siempre nuestro gobierno justificando o intentando hacerlo a los "aliados" Chaves y Castro. Seguramente el señor Ministro de Justicia habría preferido que lo hubieran recluido en una CHECA.
Con esta noticia me retiro por hoy, hace un día espléndido, no dejéis que las malas noticias os lo estropeen.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación