Contrastes



Saludos a todos en un nuevo lunes, que espero que sea el comienzo de una gran semana. Hoy me encuentro muy bien acompañado, mi sobrino Nacho tiene la garganta tocada y se ha quedado a hacerme compañía.
El fin de semana, nos ha dejado dos imágenes que me han impactado, y lo han hecho en gran medida por sus contrastes.
Por un lado hemos asistido a unas clases magistrales de tenis, por parte de grandes tenistas, Verdasco, que se ha reivindicado como otro grande del tenis mundial plantándole cara al número uno. Roger Federer, un número uno al que le ha tocado sufrir a un Rafa Nadal intratable.
Desde ayer tengo un nuevo héroe, Rafa Nadal, con su tesón, su esfuerzo, su humildad extrema y por supuesto con su maestría está consiguiendo traspasar todas las metas que se propone. Logra que el himno español se oiga en todos los lugares del mundo. Con representantes como él sí que da gusto sacar pecho portando la bandera de España. Ayer nos dio una clase de deportividad al reprimir su alegría por la consecución del título y dedicarse más a consolar a su rival y amigo Roger Federer. ¡Enhorabuena campeón!
Por otra parte se pudo ver por televisión, quien lo viera, la entrega de los premios Goya. No los vi. En un año en que ninguna película española se ha metido entre las diez más vistas, deberían haber dejado desiertos los premios en todas sus categorías. Es ridículo premiar un cine que la gente no quiere ver. En los informativos de hoy, he podido ver como entre lo más destacado de la gala hay una película que ataca al Opus Dei y otra que trata sobre la guerra civil, con curas de por medio, ¿a alguien le sorprende?, a mi no, llevan toda la vida haciendo lo mismo. No cambia la temática, y eso aburre, aburre muchísimo. Deberían plantearse eso de las subvenciones, pues no lleva a hacer cine de más calidad, llevan a hacer cine más del gusto de quienes las otorgan. Propongo que para darlas tengan que hacer un buen informe de viabilidad, al igual que en cualquier otro tipo de industria.
Por hoy me despido, pues mi Nachete tiene ganas de jugar un rato. Saludos.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

Escribir es una historia de superación

¿Eres escritor de sonrisa o de carcajada?