¡Soraya que pareces nueva!

El pasado fin de semana ha estado copado informativamente por la foto con la nueva imagen de la Portavoz del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría.
He leído artículos hablando de la inconveniencia de ese tipo de posado en una mujer con su posición, otros alabando la valentía de Soraya al atreverse a posar de semejante modo. Según mi punto de vista lo que menos nos importa a los españoles es la dichosa foto, bastantes problemas tenemos ya.
La verdadera pregunta que debemos hacernos antes este alarde informativo es ¿porqué?, ¿a qué viene tanto revuelo? . La respuesta la hallé escuchando el programa de Isabel Gemio en Onda Cero, en una entrevista a la responsable del reportaje para el que accedió a hacerse la foto de marras. En dicha entrevista Nieves Herrero narró aun con sorpresa en su voz, como la entrevista fue concedida para una serie de entrevistas que va a publicar el semanal del Mundo, en las que serán entrevistadas una serie de mujeres notables de nuestro país. Dichas
entrevistas contarán con una foto especial de cada una de las entrevistadas. Con dichas fotos se pretende hacer al final de la serie una especie de calendario con fines benéficos.
Nieves herrero fue la primera sorprendida al encontrarse al día siguiente de hacerse la entrevista, la foto de Soraya en la portada del Mundo. Tal decisión sólo pudo ser tomada por el responsable máximo, por Pedro J. Ramírez, que al ver la foto en su mesa debió pensar que la ocasión la pintan calva y además de ordenar la inclusión de la foto en la portada, decidió escribir dando caña a esa nueva imagen del PP. Por supuesto su queridísimo amigo Federico Jiménez Losantos se unió a la idea de aprovechar y dar caña a Soraya y a Mariano Rajoy. Este movimiento lanzó a los medios opuestos a contraatacar, con lo cual servido esta el pastel.
Soraya, aunque por una buena causa, propició la maniobra de Pedro J Ramírez. De aquí en adelante, ve con más cuidado.
Movimientos como este que acabo de relatar, han hecho que poco a poco haya ido dejando de lado el estimulante y enérgico modo de despertarme de Federico. Ahora me despierto mucho más sereno, y con menos mala leche con Carlos Herrera, que al fin y al cabo dice las cosas muy claras, pero con sentido del humor y un estilo mucho más sosegado.
Por cierto, hago llegar mi más sincera felicitación al fotógrafo. ¡Esta no es mi Soraya, que me la han cambiado!.

Entradas populares de este blog

Age quod agis

En memoria de Antonio Espinosa, un amigo

Escribir es una historia de superación